Mostrando entradas con la etiqueta TV. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta TV. Mostrar todas las entradas



















PAN AM




Anoche vi el primer episodio de la nueva serie del canal ABC: “PAN AM” que cuenta las aventuras y desventuras de la tripulación y pasajeros, de ésta compañía aérea pionera en los vuelos de lujo. Ambientada en la década de los 60, con una exquisita dirección artística y una fotografía magistral, me ha dejado un más que agradable sabor de boca.
Sí, no será una obra maestra, ni mucho menos… pero en un mundo en el que, mayoritariamente, tanto cine como televisión, en todas sus categorías, derrochan violencia y sexo explícito, atisbar “en la caja tonta” algo con un dispendio de buen gusto y entretenimiento: es muy agradable.
El contoneo grácil de las faldas entubadas de sus azafatas, con esas piernas tan esbeltas y esos tacones de aguja, imposibles, me han recordado que soy una mujer. Es una alegoría a  la feminidad, como recordar que, en ocasiones, a las hembras nos gusta ser “mujeres florero” por el mero hecho de sentirnos hermosas y levantar suspiros en el sexo opuesto.  
Pero, no nos equivoquemos, la serie tiene una doble lectura: las perfectas “Barbies” además de ser preciosas, pertenecen al primer grupo de mujeres emprendedoras: aquellas que dejan de lado un futuro perfecto con unos hijos preciosos y un marido trabajador hasta la médula, incluido sus cigarrillos, sus whiskies y sus amantes, para lanzarse a volar e independizarse de todo aquello que hasta ese momento estaba bien visto para las de nuestro sexo.
Además, tiene una o quizás más adelante, varias subtramas, entre ellas el espionaje, que atisban desenlaces ensortijados en unos momentos cruciales para la historia contemporánea de nuestra humanidad, la guerra fría, donde los buenos eran de USA y los malos de la URSS. Y es que, ya se sabe: las apariencias engañan…



Y, como seguro pensaba la niña con la que concluye el episodio:



Mamá, cuando sea mayor
quiero surcar los cielos con los pájaros de metal
y no poner los pies en la tierra
hasta que mi espalda se encorve
y mis ojos hayan visto todo el planeta


Anna Genovés

PAN AM

by on 13:43:00
PAN AM Anoche vi el primer episodio de la nueva serie del canal ABC: “PAN AM” que cuenta las ...











JUEGO DE TRONOS



Anteanoche vi el último episodio de “Juego de tronos” y ya tengo ganas de ver la segunda entrega. Me niego a leerme los libros porque soy de las personas que tan sólo lee un libro de cada escritor: manías.
Estuve esperando ver este capítulo diciendo: bueno llegarán los guardianes del Muro y le salvarán el pescuezo al más honorable de todos los personajes: Mr. Sean Bean, Lord Eddard Stark… pero no fue así. La primera escena con la espada ensangrentada lo confirmaba. Nos queda su familia, todos ellos personas honestas, salvo Sansa a la que hay que perdonar porque es una adolescente, y como tal, sus deseos varían dependiendo de otras muchas cosas: esperemos se comporte en un futuro con la honorabilidad de sus ancestros.
Por razones que ahora no vienen al cuento, soy “serieadicta” pero, pese a ello, “Juego de Tronos” es la única serie que me devuelve a mi infanciao: cuando soñaba que era una princesa y que un príncipe me rescataba.
De momento, no hay ningún actor que físicamente se acople al de mis sueños. El guapo está claro que es Jaime, pero es tan vil que espero corra la misma suerte que Lord Eddard. Ya lo dice el refrán: quien a hierro mata con hierro termina, y él lleva haciendo fechorías desde el inicio de la saga.
Con respecto a la personalidad de los actores, son muchos los que bien podrían ser mis príncipes y lores, volvemos a los Stark: a todos. Además son buenos actores. Quizás sueñe que soy Catelyn Stark, la bien amada esposa o Arya Stark, a quien no dudo le espera un largo futuro cargado de aventuras, y por supuesto con un final de estrella: es un diablillo entrañable, el ojito derecho de Lord Stark… quizás esté llamada a representar a los Stark en su madurez o a ser el general de las tropas de los siete reinos.
Tan sólo he leído en Wikipedia al personaje de Lord Snow, quizás por las muchas dudas que tengo sobre mi origen, y, quiero pensar que es hijo del Príncipe Rhaegar Targaryen y Lyanna Stark.
Targaryen… el fuego, la locura, la maldad, los dragones y las mazmorras… “la salvación final”. Igual sólo son elucubraciones imprecisas de una mujer madura como yo, soñadora y aventurera, romántica y solitaria, a la que siempre le ha encantado escribir.
Por ello, ayer cuando vi la escena final de la primera entrega con Daenerys Targaryen, pensé que, renacida de sus cenizas, como el Ave Fénix, estaba envuelta de una plástica destructiva y a la vez, perfecta. Una composición que considero ha querido recordar el “Nacimiento de Venus” de Botticelli. Hermosa como ninguna, Daenerys, iba elevándose hasta quedarse erguida y despojada de toda ropa, sin embargo, sus hijos: la trilogía de dragones que percibo la cobijarán de por vida, nacidos del fuego mutuo con Khal Drogo, cubrían sus partes púdicas; mientras que sus pechos, desnudos, aparecían virginales, exentos de impurezas.
No la empujan el soplo de los dioses alados ni la rodea una lluvia de flores, pero sí aparece como una diosa cercada por rocas, cenizas, caballos y aquellos que la seguirán allí donde vaya.
Que la comparación es exagerada y hasta desvergonzada, sí, pero sólo hay que tener un poco de imaginación y cambiar la belleza renacentista de Botticcelli, el mago de la pintura, y rodear a la Venus, Daenerys Targaryen, de tierra yerma. Su preciosidad e inmaculada apariencia, hacen el resto.  La criatura sobresale, muchísimo, en hermosura con el resto de personajes. ¡Por algo será!
En mi fantasía quisiera que se uniera al recién nombrado rey del norte Robb Stark por aquello de que si los enemigos reales son los muertos de ojos azules, sólo el fuego puede combatirlos, Daenerys Targaryen, y… ¿quién podría paliar su exceso de combustión sino el rey de Invernalia?. Aunque imagino que otros pretendientes serán el hijo ilegítimo del rey Robert o Lord Snow en caso de que no sea su hermanastro, aunque lo prefiero de maestre del Muro, como un verdadero caballero, como un templario solitario y duro. Lord Stark, perdón, Mr. Bean, usted siga haciendo cualquier film o serial competentes, estuvo exquisito en “Red Ridding”. Nosotros: los cinéfilos, los televidentes, siempre se lo agradeceremos.
¿Quién ha dicho que soñar es sólo para los teenagers?. Jua, jua, jua…


Anna Genovés

JUEGO DE TRONOS

by on 0:01:00
JUEGO DE TRONOS Anteanoche vi el último episodio de “Juego de tronos” y ya tengo ganas de ver la segu...










THE WIRE






¡Ese Omar!, inmenso como el Robin Hood de “Las Baratas” en The Wire… aunque lo cierto es que este hombre de rasgos tan personales, interpreta, como los mejores, cualquier personaje que caigan en sus manos y convierte en real, lo ficticio.
Últimamente se le ha visto en “Boardwalk Empire” junto a Steve Buscemi (otro monstruo  de la interpretación), serie producida por Mr. Scorsese que relata los devaneos de la mafia en la década de los 20. Os la recomiendo.

Pero desde luego, sino habéis visto “The Wire” no dudéis en  pillarla de donde sea y apropiaros de sus cinco temporadas. No deja títere con cabeza, desmenuza la corrupción policial, política, medios de comunicación… Y, a la mafia, la pone en su sitio. Da igual que se trate de una red de prostitución, que de droga. En “The Wire” todo sale  a la luz... 

Lo cierto es que me parece hasta extraño que las autoridades de Baltimore hayan dejado libertad absoluta en el rodaje. David Simon es así, el chico milagro creando series. “The Wire”, es  un retrato de esa parte de la sociedad que todos sabemos que existe y que no queremos ver, de lo cruda y apestosa que es.

Y ahí, en el centro de la podredumbre,  está Michael K. Williams- little Omar,  tan duro como generoso, tan odiado como amado: The King.




Ann@ Genovés

LITTLE OMAR

by on 15:27:00
THE WIRE ¡Ese Omar!, inmenso como el Robin Hood de “Las Baratas” en The Wire… aunque lo cierto es que ...