Dos poemas y una mujer


Dos poemas y una mujer

Esta entrada refleja las diferencias afiladas que existen en mi obra. Por un lado, os dejo la lectura de un poema post-simbolista. Por otra, un poema clasicista.

Quizá debería haber bautizado este post con el nombre de Todo es posible en una mujer. Porque, como bien sabéis los que me seguís, escribo de cualquier tema… Según me levante, según el día. Gracias.





Lectura-vídeo del poema Pasillos nocturnos

En este primer vídeo podéis verme y escucharme recitando el poema Pasillos nocturnos, incluido en el poemario del mismo nombre. Un poema con versos desgarradores de corte post-simbolista.



Pasillos nocturnos

Amor, tuve un sueño premonitorio. Me despertaba y no estabas en el lecho, discurrías por los pasillos nocturnos de una casa asido a la mano de una dama. Una mujer bella vestida de terciopelo, dueña de tus actos y tus deseos; la seguías por dónde te llevaba. Sin embargo, cuando se giró su rostro no era de porcelana. Y tú estabas en una fosa de tierra con lágrimas de sangre y huesos de escarcha. Enterrado bajo una losa de piedra. Ella no era un capricho pasajero, era la dama de negro de óvalo blanquecino y manos de hierro. Sus cuencas yacían huecas y su sonrisa era macabra. Amor, como dice Baudelaire, la muerte acompaña al poeta, y, ahora, sé que está en lo cierto. Caminaré por los pasillos nocturnos de nuestra casa, buscando tu huella; excavando la fosa que te atrapa. Haciendo finito lo que por naturaleza es eterno.



El poemario Pasillos nocturnos es la compilación de más de un centenar de poemas de diferente naturaleza: post-simbolista, post-beat, sociales, románticos, eróticos, clasicistas…



Poema Pasillos nocturnos






Lectura-vídeo del poema Albufera

En este segundo vídeo, podéis escucharme recitar un poema clasicista que hice por encargo y leí en un evento realizado en El Palmar de Valencia. Lo titulé Albufera. Por este motivo, lo he aderezado con diferentes imágenes de la misma.



Poema Albufera


Rostro secado al aire

mordido por ánades

cigüeñuelas, garzas reales;

cuerpo de madre

que abriga vida en sus aguas quietas.



Viviendas tradicionales, barracas yermas

barcas cruzando el lago

piernas sembrando el marjal;

el lodo de sus entrañas

es vida llena.



Poblada desde antiguo

cosida a la tierra;

artistas fraguando su leyenda

colmada de tradición,

raíces en barrizal de arena.



Aneas, mansiegas y carrizos,

anguilas, samarugos y lubinas bellas;

fauna autóctona que navega

nidos de paja, colonias de aves

que se esfuman y regresan.



Tradición de justillos brocados

y calzones de tela

de broches con vírgenes

y espardeñas,

de paellas a la leña;

arrozales colmados de alegrías y penas.



¿Quién no pensó en el amor

mirando sus campos

anegados de sentimientos?

Acequias, comarcas, ribera

de ríos y vida entera.



¿Quién no retuvo su paz

al ocultar su condena?

Cañas y barro

Albufera de Valencia

Albufera nuestra.



Poema Albufera






P.D. Por las impresiones que sentí en su momento, creo que la mayoría de lectores es más afín a este segundo poema. Debo de ser extraña: a mí me agrada muchísimo más el primero.

©Anna Genovés
19/11/2016

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada